Saturday, December 06, 2008

La política de “Manos fuera” del Metrobús es retrógrada

El otro día estaba de lo más atareado, terminando de leer una novela que tenía que presentar en una clase. Así que pasé la noche entera leyendo, tomando notas, y puntualizando con riguroso afán las ideas principales de lo que vendría a ser la brillante exposición que habría de presentar.
Sin embargo, a eso de las tres de la mañana me quedé jetón y cuando desperté a las once caí en cuenta de que me había pasado de dormilón y que se había hecho tardísimo para mi clase. Así que me puse unos pantalones y una playera (duermo en calzones y tenis) y salí corriendo. Recorrí a paso de antílope las 5 cuadras que me separan de insurgentes, y estaba ya a punto de cruzar la calle para llegar a la estación cuando distinguí que venía el autobús con dirección hacia el sur. Me apresuré a entrar a la estación y corrí hasta la puerta del primer vagón, para luego cruzar el umbral con destreza de acróbata justo antes de que se apagara el maldito PIIIIIIIINNNNNNNN de la puerta. Apenas me limpiaba el sudor de la frente y me congratulaba por mi asombrosa hazaña, cuando escuché que golpeaban el vidrio de la puerta tras de mí. Volteé y vi a un policía de mierda. Las puertas se abrieron otra vez e inmediatamente entró el tira. No es necesario decir que fui sometido a cachazos y porrazos. Quedé inconsciente y medio muerto, pero a las 2 horas llegó la ambulancia, la cual logró salvarme la vida, aunque desafortunadamente el daño a mis facultades sexuales es irreversible (ahora sufro ataques de priapismo cada que escucho hablar de Margarita Zavala).

Me pusieron cero en mi exposición, pero a los ocho días, el día en que me dieron de alta en el hospital, me advirtieron que no volviera a subirme al vagón de las mujeres, que eso no se permitía. De lo contrario, me volverían a madrear. ¿Vagón de mujeres? Sí, pues resulta que ahora en la ciudad de México no sólo separan los baños y los saunas, sino también los autobuses. Si no, reto a cualquier varón que se intente subir al primer vagón de un metrobús en la estación Gálvez para que vea lo que se siente ser agredido por una turba enardecida de féminas que lo acusarán a uno de hijueputa violador.

Pero qué pinche mamada. Vagón de mujeres. No me chinguen. No digo que no tenga algo de sentido, pero me parece una verdadera chingadera. Es, antes que nada, discriminatorio hacia los hombres. No sé de dónde hayan sacado esa idea Marcelo Ebrard. ¿Estará acaso pidiendo asesoría a los mujaidines? ¿O a los segregacionistas del Klu-Klux-Klan? La última vez que escuché que a un grupo lo echaban a la parte trasera del autobús fue en Estados Unidos, en las épocas de la segregación racial. Por si no lo sabían, lo que hacían era obligar a los negros a viajar en la parte trasera del autobús. ¿Por qué? Pues la excusa era que los negros eran sucios, que bolseaban a los blancos, que le metían mano a las mujeres.

Ahora lo que están haciendo en el Metro y Metrobús, no me van a decir que no tiene un cierto tufillo a discriminación. Se trata de crear espacios en los que la mujer se pueda sentir a sus anchas sin miedo a ser nalgueada por el primer ojete que se pase de lanzas. Pero lo que están diciendo es que los hombres somos todos violadores en potencia y que se debe actuar preemptivamente en contra de nuestros impulsos violadores.

Tiene además, toda la pinta de cosa proselitista. “A las mujeres les gusta ir cómodas en el bus. Así que démosles comodidad, y con eso obtendremos votos”. Se nota que Marcelo Ebrard no viaja en esta madre. Si no, se daría cuenta de lo ilógico que resulta ceder la mitad más grande del metrobús a una minoría (mujeres que viajan solas), mientras que la mitad pequeña es para todos los demás (no sólo hombres, sino todos quienes quieran). Así que, aunado al hecho de que el metrobús va hasta la verga durante 14 horas al día, muchas veces como hombre tienes que esperar a que venga otro camión en el que quepas. Ergo, llegas tarde a clase o al trabajo.

Para empezar, el problema no son los hombres, sino los hombres que acosan. ¿Pero por qué hay nalgueadores de mujeres? No me digan que por la pobreza, imbéciles. Hay muchos países con niveles de vida similares a los de México, y en los que las mujeres pueden viajar en camión sin miedo a ser acosadas. Para entender la sicología del nalgueador, es importante preguntarse, ¿quiénes son las víctimas de las nalgadas en el bus y el metro?

La respuesta, por raro que parezca, es que se trata de las señoras. Las señora gordas y viejas. Caso contrario a lo que uno pensaría, las mujeres jóvenes y bonitas no suelen ser las favoritas de los manos largas. ¿Por qué? Porque al tipo de hombre que se sube a camaronear a un autobús le intimida una mujer bonita. El nalgueador de mujeres tiene baja autoestima, además de que tiene una sexualidad torva y reprimida. Es una persona cuya única forma de lograr el contacto con el sexo femenino es a la fuerza. Generalmente es de la clase baja (los ricos con ese problema generalmente van al teibol) y es de esa gente que se siente fea por el hecho de que no le alcanza el dinero para comprarse toda la mierda que anuncian en la tele.

¿Por qué no mejor acabar con la cultura que fomenta a los nalgueadores? Ah, verdad. Es muy difícil. Es más fácil suministrar una toallita caliente con posibilidades a redituar electoralmente que buscar una solución profunda. Porque la verdadera solución tendría que redefinir las relaciones de poder en la familia y en la educación. Tendría que repensar el machismo y el patriarcado y el falocentrismo que nos eyacula constantemente la cara a todos.
De entrada, habría que acabar con la publicidad que nos dice que nuestra sexualidad es inferior por no ser blancos, por no ser ricos, por no ser altos, por no ser “lindos”. Habría que acabar con la inseguridad sexual que promueven las “Guías para padres” de la Segob, dignificar la masturbación (vista por los jerarcas de la iglesia y los chicos populares como pasatiempo de perdedores, pero que no deja de ser mejor forma de desahogarse que pegar arrimones en el metro) y fomentar la libertad del cuerpo y la normalización del deseo sexual para que los hombres y mujeres puedan ligarse libremente y de forma respetuosa.

La segregación entre hombres y mujeres en el autobús es estúpida. Ninguna mujer ha muerto porque la tortean en el metro, ni ha sido llevaba con una quemadura de tercer grado en forma de mano al hospital porque le agarraron la teta. El problema del acoso no es el acto físico del toqueteo, sino que una mujer o un chamaco no pueda hacer nada al respecto por denunciarlo. Ergo, lo que se tiene que promover es una cultura en la que el acoso sexual y el acosador puedan ser confrontados abiertamente sin vergüenza, una cultura en la que una mujer se sienta segura para reclamar justicia ante una denigración por el estilo, una cultura en la que a los hombres les parezca también aberrante la idea de hacer algo así.

Lo que se debe buscar es fomentar en las mujeres la posibilidad de sentirse libres de alzar la voz, no procurar una convivencia separada, pues ésta es completamente contranatura. ¿Qué clase de lección de civismo es ésa? Cómo ejemplo de la manera en que la convivencia separada altera a las personas serían las escuelas de puros hombres y de puros mujeres, un modelo educativo que termina por afectar las relaciones entre sexos y convertir a los niños y niñas en ineptos sociales. Bien se sabe que las grandes ninfómanas salieron de las escuelas de monjas, por lo que el sistema termina convirtiendo a los individuos en aquello de lo que los quiso mantener alejados.
Porque no está de más recordar que la separación en el bus es una ofensa hacia los hombres decentes como yo. Nunca he torteado a una mujer desconocida en el transporte, ni he acosado a nadie. La mayoría de los hombres no lo hemos hecho nunca. Y sin embargo, por el simple hecho de que soy del sexo masculino (ojo: así nací; eso que traigo entre las patas no lo compré en el Wal-Mart), pues ya se me señala como acosador en potencia y se me castiga por lo que sería capaz de hacer. Se me humilla a priori, obligándome a viajar en la parte trasera del autobús. Esa parte donde, como dirían tanto Fox como Rosa Parks, ni los negros quieren viajar.

Conclusiones: Hacer que los justos paguen por pecadores no puede ser la filosofía angular de un programa social.


---

La de-composición latente cumplió 3 años hace 3 días. La fiesta fue modesta, pero interesante. Más info en el siguiente post.


28 comments:

ix said...

a ver, decomposer, en México habría que hacer muuuchas cosas que ni siquiera podemos identificar con precisión porque dicha tarea se le deja al minúsculo cuerpo heroico de humanidades que todavía puede colgarse de la manutención de sus padres y ocupar su tiempo en leer en vez de servir mesas o repetir una y mil veces "Tales decía que el agua era el origen de todas las cosas".

Tales especímenes, claro está, excepcionalmente viven en el núcleo de estos problemas clave.

Mientras encontramos tal gozne cultural, sin embargo, seguimos teniendo problemas, algunos de ellos graves. No sólo eso: la continuidad de esos problemas puede de hecho dificultar la tarea de encontrar el dichoso gozne cultural.

En tres patadas: el abuso sexual en México puede estar funcionando como un obstáculo para elucidar los problemas específicos que acarrean abuso sexual en México.

Una manera de que las mujeres tengan la voz para denunciar a un abusador es DÁNDOLES LA EXPERIENCIA DE NO SER víctimas de un abuso.

Es más o menos como cuando yo viajé a Europa y me di cuenta de que los pasos peatonales tenían la posibilidad de ser respetados. Gran descubrimiento.

Cuando una mujer se acostumbra a que no la manoseen puede quejarse cuando tal cosa vuelva a ocurrir, esta vez como excepción.

Va más allá: cuando una mujer se acostumbra a viajar sin ser manoseada, puede cuestionar los abusos sexuales.

Ahora: el abuso sexual en los transportes públicos antes de esa separación era cosa de TODOS los días.

¿Te puedes imaginar las implicaciones en la estructura de subjetividad después de 5, 10, 30 años de tener un abusos sexuales cotidianos?

El silencio que impide a una mujer quejarse se afirma con cada uno de esos días.

....

Parte 2.

La comparación con los negros es brutal: ni de broma hay lugar para hacer tal comparación en un país como éste, con este machismo.

Además el hecho de que vayan en la parte de atrás es irrelevante: la separación funciona igual si fueran ustedes adelante y nosotras atrás.

La posición no es un problema, pero sí hay una razón para que las mujeres tengan la parte más cómoda: esa parte más cómoda es también para niños, ancianos y discapacitados.

....
Parte 3

Los gritos de mujeres histéricas que recibes cuando te subes a la parte de mujeres son directamente proporcionales a los abusos que se han cometido.

Ya sé que tú no eres un violador, pero en cuestiones sociales las particularidades se borran en favor de la comunicación y de la vida social... Por ejemplo:

Este café no es exactamente el mismo café que el café de la semana pasada y ciertamente estoy perdiendo mucho al llamar a los dos "café", pero si no generalizamos no existe, pa empezar, el lenguaje.

Tampoco puedo devaluar, pongamos por caso, la significación sociológica de un asalto de parte de un indígena indigente tan sólo porque NO HE SIDO YO la que le ha quitado las posibilidades de trabajar. Es cierto que es injusto, pero salir con el tema de que YO ASÍ NO SOY borra por principio las posibilidades de resolver el problema (que es, a todo esto, un problema social y no múltiples problemas personales).

....
Parte 4

Hay razones pertubadoras por las que la parte de mujeres está más despoblada que la parte de hombres: los índices de desempleo son mayores en las mujeres que en los hombres.

Y como ya adivinarás, los motivos de esta desigualdad también tienen sus connotaciones sexistas.

Además con las mujeres van sobre todo niños, pero también discapacitados y ancianos.

Si tampoco los discapacitados y ancianos tienen por qué salir de sus casas, ya verás tú por qué.

....

última parte:

Normalmente habría que enseñar al niño a nadar, pero cuando el niño muestra más síntomas de estar ahogándose que de estar nadando, lo recomendable es quitarle la alberca.

Por que lo que es seguro es que necesita respirar para aprender a nadar, del mismo modo que una mujer necesita saber qué es no tener abusos sexuales para aprender a denunciar los abusos sexuales.




Y no basta quejarse. Una mujer se sube al metro, le agarran las nalgas, se queja y el tipo sonríe.

Al día siguiente la misma mujer se sube al metro, le arriman la brageta, la mujer suelta un bolsazo y el tipo se ríe.

Al día siguiente la mujer va caminando, se acerca un viejete, le agarra las chichis y se ríe.

Otro día son unos niños.

Otro día no se ríen, sino que salen corriendo.

TODOS LOS PUTOS DÍAS GUEY, a niñas, a jóvenes, a señoras, a bonitas, a feas, a gordas, a flacas, a buenonas, a discapacitadas, a ricas, a pobres... Tú hablas con datos estadísticos, pero dale voz a todas las viejas gritonas que te corren de su lado... y no te lo tomes personal, detrás de ese grito hay algo más significativo que una comparación con los negros de hace un siglo.

...

Ahora sí, última última

Estoy de acuerdo con que no es la solución ideal y que las policías son idiotas uniformadas; pero a la fecha me sigue pareciendo la menos peor, la que tiene menos implicaciones perjudiciales.

Dejar los vagones mixtos y que las cosas tomen su curso nos va a llevar a un montón de viejas silenciosas en vez de a un montón de viejas histéricas.

Prefiero la histeria.

tu chica yeye said...

es peor el vagon de viejas...es un pinche suplicio viajar con esas putas bestias maquilladas y con olor a perfume corriente.

discriminacion? por supuesto que lo es!

querian igualdad pendejas? ahi esta!

tu chica yeye said...

ah! y cualquier cosa esta mal siempre y cuando la dejes al criterio de cualquier neanderthal que se hace llamar polecia

sirako said...

aplausos para tu maravilloso post. y unas nalgaditas de cariño.para ti y tus lectores.

ix said...

yo agradezco las nalgaditas,

Mientras quería decir dos cosas: 1, que estoy haciendo un post al respecto que ya se alargó demasiado pero que espero hacer legible próximamente;

Y 2: no estoy de acuerdo con que la policía te haya armado bronca y pienso que aún si se considerara que la medida es justa, las excepciones son perfectamente entendibles dado que es una política social y no una ley. Desde aquí: ¿es justo poner en entredicho toda la política tan sólo porque una policía no tiene conciencia de sus razones y la toma como mera venganza?

Supongamos que un juez aplica equivicadamente una ley, ¿sería correcto decir que la ley es retrógada tan sólo porque el retrógrada era el juez?

Leliel said...

@decomposer muchas veces pensé en el tema pero nunca tuve perfectamente bien claro el punto como tu lo hiciste. Y tuve la misma sensación de "discriminación" la diferencia fue que estaba en el centro comercial Sta Fe y el único camión de esos RTP que paso, DESPUÉS DE UNA HORA DE ESPERA!!! me nego el servicio por que era del recien estrenado programa Atenea? ...en fin.

@ix me parece que tu alegato es (y con todo el derecho del mundo) solo en defensa de los derechos femeninos... pero me parece que aquí el punto y de lo que trata de hablar decomposer, es acerca de la Equidad cosa que como comenta, desde que la balanza comenzó a declinar al otro lado, solo siguió polarizando el estado de las cosas sin llegar a un justo punto medio entre machismo y feminismo tonto en el que todas pelean equidad de trato, pero que, así mismo esperan que les cedan el asiento... JA!

Otra cosa que me parece recalcable en este asunto es que por ejemplo, yo tuve que esperar 1 hora el camión que me negó el servicio, y después media hora mas para que llegara el siguiente RTP. Mi punto es, al igual que el Metrobus, si arrancas un programa, en el sectorizaras los espacios de transporte, también tienes que pensar en el buen abasto y en el digno servicio para el resto de la población... a poco las mujeres son las únicas que lo pueden pasar mal? ...Por que adivinen como venia el RTP para el resto de humanitos? Obvio casi tan lleno como el News Divine en viernes de tardeada o el Lobombo tocando "que vengan los bomberos, que me estoy quemando"

Leliel said...

..oh! por cierto...

FELICIDADES POR LOS TRES AÑOS DE RANTEAR DE TODO UN POCO DE MANERA TAN AMENA. Te deseo muchos mas y que los disfrutes como hasta ahora y por tres.

ix said...

Leliel, yo en ningún momento me afilié al feminismo de la igualdad

saludos

Anonymous said...

Ay! pues no se qué opinar! tengo sentimientos encontrados con este tema.

Primero: en mi ciudad ya quisiéramos tener el sistema de transporte público que tienen en el DF (el de aquí es una mierda y es caro).
Segundo: ya quisiéramos que fueran solo nalgaditas las que nos dan a las mujeres en Juárez, en vez de eso nos estan matando :(.
Tercero: creo que sí es una medida sexista y discriminatoria. En vez de hacer eso se debería de castigar severamente a los molestadores, o los mismos pasajeros y pasajeras ponerles una chinga a los que hagan eso. No creo que separar a las mujeres de los hombres resuelva el problema. Saludos.

Srita. Melancolía said...

Pues estoy de acuerdo con muchas cosas del post, pero también en desacuerdo con muchas. Sí, en realidad el problema del abuso sexual y de la discriminación por género es de mucho más fondo que si en el metrobús te tortean o no. Sí, que las raíces son más profundas. Ajá, la solución estructural está en cambiar las formas de socialización primarias (como las de la familia, principalmente) y en la cultura, y en la educación. Y sí, poner una división en los vagones del metrobús es mucho más fácil que todo lo anterior.
Y entonces qué? Habrá que dejar que todas las mujeres de clase media y baja (que supongo son las que usan el metrobús, OJO: entonces estamos hablando de una doble discriminación: por ser mujeres, y por no tener los recursos como para moverse en auto) sigan sufriendo abusos sexuales constantes?? El problema sería entonces, que el ‘costo’ no sólo en tiempo sino también personalmente de ese cambio de cultura, sería pagado por estas mujeres (en tanto habrá que seguir soportando los abusos sexuales, hasta que México sea distinto y no se las torteen cada que se suben al transporte público). Lo cual no es muy justo ni equitativo que digamos.
Yo creo que la medida en sí no es lo ‘óptimo’, que sí, que es como un ‘curita’ para la desigualdad social. Pero pasa lo mismo que con las cuotas de género en la representación política. Son medidas NECESARIAS, al menos temporalmente, para empezar a corregir un poquito las cosas. También es medio jodido y medio desesperante ir tomando sólo esas medidas pequeñitas y temporales (por lo que lo ideal no sería que no se aplicaran, sino que se apliquen a la par de medidas más estructurales), pero de otra forma caemos en una megalomanía que difícilmente creo que ayude mucho en la construcción de una mejor sociedad.
Y creo que sí, que esto ayuda para que las mujeres empiecen a asimilar que el abuso sexual y la discriminación no deberían pertenecer al ámbito de lo ‘cotidiano’, sino al de lo ‘problemático’ (y creo que estas dos cosas se excluyen).
Que sí, que tú decompuesto no tienes la culpa, que tú no eres violador ni acosador y hasta puedes ser sumamente equitativo en tus relaciones personales (salut!). Ps perdonarás entonces que los de tu género te hayan heredado semejante deuda histórica.
(breve posdata para tus lectores: no es posible alcanzar un ‘punto medio’ entre machismo y feminismo, puesto que éstas posturas no son los dos extremos de una misma línea. Feminismo no es para nada el antónimo de machismo.
Otra: sí, las mujeres queremos – no ‘queríamos’ - igualdad (oh si, somos tan pendejas como para creer que lo merecemos) pero una igualdad positiva. No queremos ser tan ‘mal pagadas’ como son los hombres, ni tan ‘violentadas’, ni tan ‘discriminadas’, etc, etc. El movimiento feminista lucha, antes que por ser ‘mujeres liberadas’, por la existencia de un sistema político, económico y social de ‘seres humanos libres’. Pero claro, el discurso está tan manoseado que ahora deberíamos sentirnos orgullosas de que la derecha diga que es feminista, y de que las mujeres tengan los mismos salarios paupérrimos que los hombres. Bravísimo.)

Snatcher said...

no mames wey a las viejas buenas y bonitas si se las cachondean bien cabron, a las gordas feas no tanto, ¿de dodne sacaste eso?, y psss si todas esas políticas estan bien pendejas, en las escuelas públicas implementaron una madre qeu se llama "escuela segura" donde tratan a los morros como criminales esculcandoles sus mochilas etc. pendejo gobierno y sus medidas paliativas todavia más pendejas

ix said...

de hecho los usuarios del metrobús son de clase media.

($4.50 y por Insurgentes)

El de-compuesto said...

Falta mi comentario, lo sè. No dilata, pero es que recièn me comì dos platos de ensalada, uno de ñoquis con setas y verduras, dos vasos de vino, pain et fromage, y helado de plàtano con nueces.

Como quien dice, estoy demasiado satisfecho para pensar. Serà mañana.

Anonymous said...

sería mejor educar a la gente y enseñarles que el fin natural de la especie es reproducirse y no cachondear en el metro (nalguear, manosear, etc.. )
y darle un toque romántico...


mamadas mias...


Ya en lo del post pues sí, está más cabrón darle la solución que realmente se necesita.
Parecido como el hecho de que en mi ciudad modernizan lo que no debe ser modernizado...
como siempre he dicho la demagogia vende (y casi siempre es intercambiable por votos de la domada muchedumbre)

nos vemos

rodd. ("raver")




P.D.
captcha
"spotseyl"
quién chingados se encarga de esto...

Notocar said...

Soy hombre, a mí me han "torteado" y no solamente han sido mujeres. He sido acosado y en ese caso no han sido mujeres. ¿Y si voy en el vagón de hombres y aún así me hacen algo?

Afortunadamente vivo en Toluca, que es fea, pero no tanto como el DF, y no hay broncas de ese tipo con el transporte y miles de millones de toneladas de seres humanos que sobrepueblan la entidad federativa, ni el paisaje. Así que mientras podré seguir ligan y seguir siendo ligado en el autobús, ir platicando con amigas, etc.

Pero no entiendo, en mi mentalidad de niño de 14 años si una mujer se pone minifalda es, entre muuuuchas razones, para que uno le vea las piernas, por ejemplo, con discreción o cinismo pero algunas para eso lo hacen.

Sr. DeComposer, ¿qué opina usted de los viejitos y el viagra de navidad proporcionado por el gobierno del distrito federal?

PD: ix y DeComposer se aman.
PD: Pinche DeComposer, no antojes, da hambre ver tu menú en digestión.

Anonymous said...

El problema también es que...cuando se haga eso(lo de fomentar una nueva forma de vivir con denuncias) va también a acarrear sus problemas:

No van a faltar pendejas, que por venganza o avaricia, finjan esto y a un inocente lo castiguen por algo que no hizo. Algo similar pasó en la época de la "santa inquisición", donde no faltaban pendejos y pendejas que por simple venganza u odio se ponían a levantar falsos o difundir falsos rumores para que los cabrones de la santa inquisición ejecutaran gente inocente.

Y no es que sea machista, pero así como a las mujeres no les agrada pasar por eso por parte de un pendejo, a nosotros los hombres tampoco nos agradan las pendejas que levantan falsos. A veces me pregunto si en vez de evolucionar nos hacemos para atrás.

Anonymous said...

pero claro que vamos para atras! no avanzamos! nunca nos ponemos de acuerdo! siempre todos queremos agandallar! pobre México! en el hoyo! yo me voy!

ix said...

¿pero cuándo dejaremos de ser tan linealmente progresistas?, ¿qué es eso de evolución?, ¿cómo que para atrás o para adelante?, ¿qué Cielo metafísico comtiano se imaginan estos? Demonios, si hasta parece que estamos en la Edad Media con tanta jerarquía histórica...!

El de-compuesto said...

Ix: ¡Zambombazo! Gracias por tu entusiasmo. Mira, de hecho estoy de acuerdo contigo en varios puntos. El programa tiene sentido, pero eso no dice nada. Podría decirse que también el nazismo tenía cierto sentido. El problema es que no deja de ser segregador para con los hombres, y de un forma un tanto arbitraria pues no todos los hombres manosean. Es como cuando voy al super y durante media hora un policía me aplica marca personal mientras empaco jitomates y plátanos. Puede ser cierto que la mayor parte de los ladrones sean hombres jóvenes vestidos pandrosamente, pero no por eso deja de ser discriminatorio que me sometan a ese trato. Al menos de acuerdo con el código legal del DF, que prohíbe la discriminación por tatuajes y perforaciones.

(Eso de los Estados Unidos no fue hace un siglo, por cierto. Fue hace medio. Lo de la comparación con los negros es un poco en guasa, pero para mí, que crecí en los Unaites, y donde el parangón de la segregación siempre fue esa historia de que a los negros los echaban atrás del autobús; eso de que por una característica de nacimiento (masculinidad) se me mande a la parte trasera del bus no deja de resultarme insensible. En Estados Unidos, por su historia, JAMÁS se podría aplicar algo así.)


Estás soslayando el hecho de que en una ciudad completamente caótica, de pronto los tiempos de espera y de transporte se han vuelto mayores para los hombres. Como si nosotros no tuviéramos prisa.


"Los gritos de mujeres histéricas que recibes cuando te subes a la parte de mujeres son directamente proporcionales a los abusos que se han cometido." Ahí está el problema. Que se encauce el resentimiento hacia los hombres, y no hacia los hombres que acosan. Ese es el germen de todo odio. Encauzar el odio hacia los árabes y no hacia los árabes que dirigieron los aviones contra las torres. Es una forma de crear crispación social.
Y en buena parte, creo que esos gritos no responden al acoso que han sufrido, sino que los profieren porque lo que desean es que su parte del autobús vaya más vacío.
El metrobús se volvió un espacio de legendario camaroneo debido a lo lleno que iba. En lugar de poner más autobuses (algo que debería poderse, pues se cobra 4.50 por viaje), separan los vagones. Algo que ocasiona tanta satisfacción a las mujeres no puede dejar de ser injusto, ¿no?

ix said...

No, no creo que griten porque quieran más espacio; es una manera simple de verlo. Un grito responde a mucho más, de la misma manera que una mujer no grita porque vea a un hombre malvado con una motosierra en un callejón oscuro... nah, grita porque le da miedo. Los gritos desde el momento en que escapan al orden simbólico no pueden justificarse de la manera en que tú lo haces.

Otro ejemplo, si tu madre te grita porque no has lavado los platos, duda de que te grite porque no has lavado los platos.

Al respecto de los árabes, seriamente creo que los árabes terroristas no pueden explicarse sin la cultura árabe.

De la misma manera el concepto "hombres que acosan", el contenido de ese conjunto, no creo que pudiera explicarse sin hacer referencia a la masculinidad en sí.

Por otro lado, toda la cultura es segregadora. En pensamiento para ser pensamiento tiene que ser discriminatorio. Eso no resuelve el problema de si es justo o no.

Y ok, el nazismo también tenía sentido, pero ni tú ni yo estamos de acuerdo con ese sentido; en cambio al menos yo sí estoy de acuerdo con el sentido que tiene la política del metrobús... El punto no es defender si tiene o no sentido, si no si es coherente con nuestra concepción de justicia o no.

De todas formas, aún falta la segunda parte de mi respuesta, en el blog.

Notocar said...

¡¡¡BESO, BESO, BESO!!!

Tankostro said...

Oye Decomposer corrigeme pero... el helado tiene usa grenetina en su elaboracion?? ¿No es asi?

Y todos sabemos de donde viene la grenetina... MUUUUUUUUU.

¡No seas carnivoro! LOL PWNED

Perdon, pero el instinto VEGAN me vence... sometimes you known

Notocar said...

Jajaja, el helado no tiene grenetina, puede tener estabilizantes pero no forzosamente grenetina. Existen sustitutos de grenetina como las gomas (guar, xantana) o el agar-agar. Lo que sí contiene el helado tradicional es leche, huevo y
en ocasiones, mantequilla. Éstos también se pueden sustutuir. No trates de contradecirme, soy cocinero y eso me vuelve invulnerable a tus comentarios, verdad. En estricto sentido, un vegetariano puede comer helado aunque este contenga derivados animales. Los helados comerciales actuales son cagadísimos porque tienen una parte mínima de ingredientes de orgien animal, prácticamente son armados de muchas otras cosas. Ahora, si eres vegano, por definición no podrías consumir nada con derivados animales, aunque en este mundo es casi imposible. Sería un helado con "leche" de soya o amaranto, gomas y margarina. Existen mejor opciones como las nieves o los sorbetes.

Tankostro said...

Orale, no pues yo soy vegetariano estandar, dije eso del instinto vegano a modo ironico, esos sujetos son demasiado quisquillosos con cuaquier cosa que se meten a la boca, espero que las mujeres no tanto, hmmm...

Ahora si podre comer helado en santa paz, despues de no se cuantos putos años. ¡RAYOS! ¡He vivido de puros raspados de limón!!1

wozeurey said...

I don’t bookmark sites but i will bookmark this! LOL!

cheap viagra

vimaworm said...

Beneficial info and excellent design you got here! I want to thank you for sharing your ideas and putting the time into the stuff you publish! Great work!

cialis online

Anonymous said...

Este un post muy inteligente, no es justo que les den además el vagón más grande a las mujeres siendo que en el de hombres además de viajar hombres también viajan mujeres que van con su pareja, hijo, hermano, amigo, etc... Por otro lado yo nunca he visto que discapacitados hombres y ancianos vayan en el area rosa, que también les corresponde, bueno una vez vi un señor grande y unas tipas le ponian una cara como si estuviera haciendo algo malo. Tampoco he visto que mujeres le den el aciento a un hombre con niños pequeños. Además a una amiga la han manoseado en el vagón de mujeres y también me contó que en el de hombres nunca la han tocadoe. Y sobre las gordas feas víctimas manoseadas es cierto!! Nunca falta la mujer que grita que la manosean y cuando uno voltea ve a una gorda que ni su marido se atrevería a tocar, y no digo que por ser fea merezca alguien que le falten el respeto, pero si que es raro que sea el perfil de las primers víctimas. Sospecho que son señoras que de eso piden su limosna y fantasean con que las tocan.

xxx xoxo said...

Es en serio lo del policia que te madreo, descompuesto?

Lo digo por que se me ocurre ir con un letrero pegado al cuerpo diciendo: Un violador no es lo mismo que un hombre o yo no valgo un medio que tu. Me estoy llenando de motivacion desde que hubo 2 o 3 que subieron en su cuenta de Facebook en contra las cortes canguro en las universidad gringas, que de hecho parten del mismo axima de que los hombres al nacer con un pene son violadores y acosadores, sin importar orientación sexual, sentido moral y sentido ético.

Quise entregar volantes contra la medida pero es algo dificil. La neta es que la adrenalina te gana. El poli de la estación La Bombilla me permitio entregarlos pero de 50 que traía, solo 10 aceptaron recibirla. Aunque acepto que ahi tengo algo de culpa por desconfiar de la generación Y y esperar más de las generaciones anteriores, pues son estos últimos los que tienen un ginocentrismo más desarrollado.

Otra fue pegar etiquetas en los asientos. Aunque la seguridad es buena, no quedas seguro si veran tu mensaje los que se sienten.

Soy un MRA (activista por los derechos de los hombres, en ingles) y si algo he aprendido es que si solo te quedas en el Internet quejandote, no llegas a mucho.

Y si, esto es un producto del feminismo misándrico y del ginocentrismo de la masculinidad tradicional. Como se vence? Pues por lo que veo en Estados Unidos donde el feminismo esta sufriendo un desgaste cañón desde el GamerGate y movimientos contra los juicios universitarios de violaciones no probadas que no son más que juicios a modo donde el acusado es probado culpable sin pruebas y sin investigación policial previa... pues diria que es del primer elemento de la ecuación.

Estoy en contra del acoso sexual en contra de las mujeres. Es claro que aunque ambos géneros pueden ser víctimas, las mujeres son las principales que sufren esto. El problema parte de que hay hombres cuyo comportamiento es el de ver a una mujer como un objeto y la falta de un estado de Derecho. Y es en las causas donde están las soluciones. Podría ser desde mayor vigilancia en las unidades del Metrobús, explicar el fenomeno a mujeres y hombres sobre como denunciarlo y dar mejores herramientas para hacerlo, así como gratificar simbolícamente a aquella persona que haga una denuncia de acoso sexual.

Esta medida discriminatoria no es algo que este escrito. Pides al InfoDF si han realizado encuestas a hombres sobre la politica, así como el marco legal en el que se basan y el manual de procedimientos o reglamento en el que esta escrito y no te hacen caso. Y eso que como ciudadano tengo derecho a la información.

Por eso digo ¿en serio te madreo el policia?